@arianaphotosve
Ariana Bove Photography | Puerto Maya, una y otra vez.
202
post-template-default,single,single-post,postid-202,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Puerto Maya, una y otra vez.

Puerto Maya, una y otra vez.

Antes de escribir cualquier cosa sobre este hermoso puerto pesquero, me atrevo a pensar que nos haríamos un bien a todos (como país), si cada venezolano fuera al menos una vez en la vida a Puerto Maya.

En mi entrada anterior, hacía énfasis en los beneficios que tenía el pueblo de Piñango (estado Mérida) para “descansar física y mentalmente de la bulla de cualquier ciudad, una excelente opción para retiro espiritual y un gran punto de despegue para nuevas ideas e inspiración”.

Puerto Maya es sin duda un lugar similar, pero la versión playa. Supongo que esta afirmación está influenciada por el ritmo de vida actual que llevamos muchos venezolanos, en donde diariamente nos debemos exigir un poco más que de costumbre el “cómo” y “cuando” podemos conseguir lo que necesitamos en cuanto a alimentación, salud y calidad de vida en general. Por lo tanto un lugar donde eso no exista, nos parece irreal, extraño, y tal vez, perfecto.

Vista de la Bahía de Puerto Maya. (Tomada desde la carretera rústica que conecta con Puerto Cruz).

 

Personalmente he tenido tres oportunidades de estar en ese borde de la costa venezolana, y cada viaje en una temporada distinta. Diría que la menos preferida fue la visita en temporada alta (Feriados de Carnaval para ser exactos): no entraba un carro más en la playa y por ser un pueblo pequeño, no cuenta con espacios que esperan grandes cantidades de personas como: Estacionamiento, caneyes con parrillera, ni incluso baños públicos. Siempre hay por supuesto, quienes de manera particular puedan ofrecer solución a estos problemas. Por otro lado, en esa fecha (Febrero – Marzo), el clima de vientos fuertes y mareas altas, no nos permitió gozar de un baño relajante en sus aguas, pues como espectadora solo pude apreciar que quienes hacían caso omiso del fuerte oleaje, salían del agua con los músculos más tensos que antes luego de pelear por mantenerse en pie y a flote.

Bahía de Puerto Maya

 

Para disfrutar mejor de la experiencia, debemos entender que este lugar mágico de cual les hablo es un puerto pesquero. Y que muy a pesar de la buena atención y el respeto hacía el turista que los habitantes demuestran deliberadamente, son pocos quienes trabajan arduamente para que el factor “turismo” sea el punto de referencia del lugar y sea cada vez mejor. En el caso de estar haciendo planes para viajar a Puerto Maya, se tienen dos opciones en cuanto a estadía: 1) hospedaje, 2) acampar.

  • 1. Cuando pagamos por servicios y comodidades, queremos ver cumplidas ciertas espectativas; pues el único sitio donde eso puede ser posible es en la Posada Punta Maya, atendida y dirigida por Joe, quien se encarga de dar todo de sí por que sus visitantes sean lo mejor atendidos, sobre todo cuando se trata de las comidas (todos las opciones de pescado que el mar esté dando en ese momento). Un refrescante chorro de agua dulce en medio del jardín, un mecedor doble y a diez pasos de la entrada, el mar. Mejor imposible.

Joe en la entrada de la Posada Punta Maya (Izq).
Posada Punta Maya desde una lancha (Der).

 

  • 2. Si se es un poco más aventurero, la opción de acampar es más llamativa y sin duda puede realizarse a lo largo de toda la orilla del puerto, incluso sobre el muelle de piedras que tiene menos de un año de haberse terminado. Del resto, no tengo mucho que agregar, porque las personas dispuestas a acampar generalmente van bien equipadas donde sea. Sin embargo, la ventaja de conocer a Joe, es que también brinda a sus conocidos la posibilidad de acampar en los alrededores de la posada y contar con el servicio de comida.

Quienes tengan planes o interés por conocer este bello rincón de Venezuela, deben tomar en cuenta tres cosas super importantes:

  • SÓLO SE PUEDE LLEGAR EN RÚSTICO: Los vehículos con doble tracción o 4×4 son los únicos capaces de atravesar las dos vías terrestres que conectan con Puerto Maya. La más rápida en cierta forma, es llegar a Puerto Cruz, el puerto pesquero vecino que pertenece al estado Vargas, y atravesar la carretera de montaña que estos comparten. Se comprende 1 hora aproximadamente de travesía entre ambos puertos, dependiendo de las condiciones del vehículo. El paisaje en este tramo es simplemente hermoso; el Mar Caribe en pleno.
  • NO HAY BOMBA DE GASOLINA: Lo mejor es cargar el tanque en las bombas más cercanas, que en este caso vienen siendo las de la Colonia Tovar. Cargar un bidón adicional de gasolina no está mal. Las veces que hemos viajado allí, lo hemos necesitado, sea para nuestro vehículo, sea para auxiliar a alguien más.
  • NO HAY CAJEROS AUTOMÁTICOS/PUNTOS DE VENTA: Sólo se maneja el efectivo. Hasta donde tenemos entendido, la línea para puntos de venta llega hasta Puerto Cruz. Y viajar con poco efectivo a Puerto Maya puede llegar a ser frustrante, puesto que los precios del pescado casi siempre están por debajo del comercio. Al menos de los mercados del centro del país. Por ende (y por experiencia propia), les recomiendo llevar una buena cava, porque los “pescaditos” pesan entre unos normales 500gr, hasta 20 kilos o más…

“La Banana”.

 

La bahía de noche. (tomada desde la orilla de la Posada). Una toma de larga exposición me pareció ideal para recrear el ir y venir de las lanchas en reposo nocturno.

 

El autorretrato correspondiente.

 

Tengo la certeza de que muchos lugares pueden llegar a ser igual o más hermosos, pero el turismo de nuestro país depende seriamente de nosotros, los hijos de esta hermosa tierra. Cuidemos nuestras playas, montañas, ríos, selvas y más, para que Venezuela se posicione en el mundo como debe ser, luciendo sus mejores atributos, pero sobre todo, para que quienes tuvimos la dicha de nacer aquí, gocemos de tan grandes lujos naturales.

¿Qué más podría decirles de Puerto Maya? La verdad es que el resto sólo puedo dejarlo en las fotografías anexas para que saquen sus propias conclusiones. Si te ha gustado la entrada, ya has visitado este lugar o gustas visitarlo, pueden dejar sus comentarios en la parte inferior de la entrada.

 

 

 

No Comments

Post A Comment